COMPARTIR

Los investigadores esperan que esta nueva tecnología pueda reducir las amputaciones.

Las heridas crónicas o de curación lenta son un problema creciente en todo el mundo.

Es por eso que un equipo de investigadores de la Universidad de Tufts está trabajando en un vendaje inteligente que pueda realizar un seguimiento de lo que está sucediendo con una herida y liberar los tratamientos según sea necesario.

Según un artículo en la revista Small, los investigadores dirigidos por Pooria Mostafalu buscaron aumentar la tasa de curación de las heridas crónicas mediante la creación de un vendaje inteligente.

“El entorno de la herida es dinámico, pero su tasa de curación puede mejorarse mediante la administración de terapias en el momento adecuado”, dice el artículo.

El vendaje inteligente puede controlar tanto la temperatura como el pH de la herida.

Si detecta un cambio, puede diagnosticar el problema y dispensar los medicamentos según sea necesario, gracias a un procesador central, que un médico puede programar para administrar el tratamiento si se detectan ciertas afecciones.

“Un sistema de liberación de fármacos sensible a los estímulos comprende un hidrogel cargado con portadores de fármacos termo sensibles y un calentador flexible controlado electrónicamente, se integra en el apósito de la herida para liberar los medicamentos bajo demanda”, dice el documento.

El vendaje también controlará el tratamiento para determinar si es necesario realizar más pasos.

También puede proporcionar actualizaciones de estado en tiempo real a través de Bluetooth.

“Las heridas crónicas son una de las principales causas de amputaciones fuera de los entornos de guerra”, dijo el autor Sameer Sonkusale a Digital Trends.

Las vendas flexibles y receptivas que pueden monitorear una herida y administrar un tratamiento en tiempo real podrían ser clave para reducir el número de estas amputaciones, ya que pueden tratar una herida crónica rápidamente para prevenir infecciones y promover la cicatrización.

La tecnología en vendajes no es un concepto nuevo; hay bastantes de estos apósitos inteligentes para heridas.

Sin embargo, esta idea es prometedora, especialmente porque el vendaje mismo puede dispensar el tratamiento en lugar de esperar la respuesta de un médico.

Pasará un tiempo antes de que esté disponible para la aplicación en el mundo real (y es muy posible que nunca lo sea).

Según el artículo, el próximo paso para el vendaje inteligente es probar la tecnología en heridas crónicas en animales para ver si es tan efectivo como lo fue en los experimentos.